martes, 28 de febrero de 2017

ALQUIMIA TONTA

Improbables castillos en la granja
de los pinos, a una milla del aire,
comprenderé la sugestión del frío.
Las maneras que un día fueron
tanque en el preludio del carácter
callan lejos, ajenas al hospicio
donde nazco, imagino y trabajo
la tierra de la poesía. El otro,
silencioso enigma,
es un árbol de mujeres desnudas.
Todo entre el ámbar, del que nadie
sabe nada después del tacto
amarillo. ¡Qué lejos estamos,
gracias a vosotros, cada uno
de nosotros! ¿No os da vergüenza
esta reforma hueca durante la nieve?

En el libro de viajeros del hostal
se dice: "Stay golden! Once
you get black you never go back".
Imposible no decir
que son palabras sabias, casi 
un refrán de esos que encuentran siempre
otro refrán que, suave, contradice.
¿Habrá sido un autoestopista loco,
una madre que viene de visita?
¿O acaso el típico turista sin carácter
que domina el mecanismo de las idioteces?
¡Ojalá sólo gestos en esta chimenea,
caminos difíciles con candados
en la espalda de los puentes!
Después de todo, el viaje es fuerte
únicamente para quien es fuerte.
Pero no penséis que os acompaño.
En el mismo instante en que no estáis
yo desaparezco, hasta mi madre
o aún más lejos. Tal vez donde los trenes
han terminado ya,
y sólo queda el fuego de los polígonos.

Hoy, por lo demás, las plazas
se han llenado de soldados.
Parecían volver
de un lugar fangoso, sus teléfonos negros
despiertos después de mucho.
Dejar atrás la primera casa
es como comprar cigarros
después del instituto, todavía
el sudor fuerte...
Creo que el salvaje no renuncia nunca
al placer de cualquier adiós.
Sólo él, entre las lágrimas de espejo,
distingue el barro caliente, 
el agua en la bolsa, el reconocimiento
a través de extraños símbolos.
Podría decirse que la Biblia
es un periódico en manos del salvaje.

¿Qué es, entonces, la Naturaleza?
Mejor hablen los monjes,
los artífices, los dedicados
como yo, porque yo diría que es
la matemática del mismo Infierno,
¡y con arbolillos inocentes de regalo!
Sea como sea, no hay suficiente altura
cuando encarnamos grandes sentimientos.
Hondos y extremos los relatos
y con ellos el muro de las promesas
y las entrevistas transitorias
donde buscamos volar en un avión
para que los milagros sucedan.
¿Quién avanza su plegaria
en el desierto del sol? ¿Quién
no quiere cumplir el caos de la estructura?

Oh juventud desdoblada como un pasaje
de alguna novela rara.
Dentro de tus días, yo soy
el chico feliz con la cresta
en busca de la última bondad.
¿Quién eres tú, juventud?
¿Eres el sueño de un abuelo
durante las noticias de la NASA?

Lituania, 25 de febrero de 2017


No hay comentarios:

Publicar un comentario